Buscar título en este blog

Estallidos y bombardeos. Wyndham Lewis.


El soldado de la portada representa al típico soldado de la Primera Guerra Mundial. Pero este no es un libro sobre la Gran Guerra. Al menos no lo es en su totalidad. Es una autobiografía en la que Lewis describe su experiencia en esa guerra como oficial al mando de una unidad de artillería y sus peripecias para encontrar lugares de observación y para esconderse en el hueco dejado por el estallido de un obús como lugar más seguro para que el siguiente no le cayese encima.

Pero también trata de otros estallidos. Lewis fue en el catorce, antes de los inicios de la confrontaciónn un artista. Y en esa época un artista tenía la influencia mediática de un futbolista hoy en día. Su revista Blast, autoeditada, sus pinturas, su renuencia a ser encasillado dentro de los Futuristas hasta convertirse en líder de los Vorticistas le hicieron ganar una gran estima y odio social. Publicado en 1937 vaticina hacia dónde va Europa y dedica unos capítulos a quienes fueron sus amigos escritores que junto a él rompieron barreras tal y como lo hiciera Pablo Picasso. Una generación, la de los 14 formada por T.S.Eliot, Ezra Puond y James Joyce.

Ferdydurke. Witold Gombrowicz.


De los tres libros leídos de Witold es Ferdydurke el que por fin más he disfrutado a pesar de lo raro que es.
El protagonista vive en toda la novela episodios en los que sí pero no. En los que quiere ser adulto pero reivindica la juventud como única forma de mantenerse libre y crítico con el resto de los juicios morales que vienen dados por la sociedad. Duda del arte y de las opiniones que crean tendencia sobre los autores y no entiende el por qué hay que plegarse a las corrientes que consagran una obra o la rechazan. Al igual ocurre con la educación, el amor y el servilismo laboral. Lo curioso es que ante esas decisiones Ferdydurke hace elecciones rocambolescas tras dudar enormemente, lo que da un punto cómico a la lectura.
A pesar de este punto su lectura no siempre es fácil. No ya por el número de palabras inventadas sino por su traducción en global. El autor, polaco, quedó exiliado en Argentina ante la invasión Nazi. Esta obra previamente escrita en su idioma natal fue traducida por sus amigos de letras en reuniones con el escritor en torno a una mesa de bar sin diccionario polaco – castellano. Adaptaron las intenciones de lo escrito por Witold con lo aprendido durante veinticinco años de vivencias bonaerenses y las opiniones de sus compañeros. 

EL GUSANO DE SEDA. Robert Galbraith

La esposa del novelista Owen Quine está convencida de que su marido se ha marchado a pasar unos días solo, tal como ha hecho en otras ocasiones. Por ello acude al despacho del detective privado Cormoran Strike para encargarle que encuentre a su esposo y lo lleve de vuelta a casa. Sin embargo, Cormoran descubre que tras la ausencia de Quine hay mucho más de lo que su mujer cree. Hace poco, Owen había acabado un manuscrito en el que revelaba los secretos más comprometedores de prácticamente todos sus conocidos. Es evidente que la publicación de la novela arruinaría sus vidas, así que, en teoría, cualquiera de ellos haría lo que fuese por impedir que el libro saliera a la luz. Y cuando la teoría se vuelve realidad con la aparición del cadáver de Quine, los acontecimientos se precipitan. Owen ha sido brutalmente asesinado, con una crueldad que Cormoran no recuerda haber visto nunca. Así pues, detener al culpable se convierte en una tarea urgente, por lo cual Cormoran Strike y Robin Ellacott, su eficaz ayudante, han de recurrir a todo su arrojo y astucia para identificar al asesino y atraparlo lo antes posible.Segunda entrega de la aclamada serie protagonizada por Cormoran Strike y Robin Ellacott, una peculiar pareja que, por su inteligencia y determinación, deleitará a los aficionados a las historias de misterio

EL ENIGMA DE LA CALLE CALABRIA. Jerónimo Tristante

En el tercer caso de Víctor Ros, el autor combina personajes y situaciones reales con pura ficción para ofrecernos un apasionante retrato de la Barcelona de finales del siglo XIX. Barcelona,1881. Gerardo Borrás,un acaudalado empresario, toma su coche de caballos para trasladarse a la estación de Sants y viajar a Madrid. Al llegar al fin del trayecto, su cochero se encuentra con que su señor ha desaparecido. A petición de su buen amigo Alfredo Blázquez, ya que el desaparecido es el marido de su prima, Víctor Ros acude a Barcelona a investigar el caso adentrándose en una compleja y peligrosa investigación durante la cual recorreremos con él la populosa Barcelona del siglo XIX; desde los ambientes elegantes del Liceo a los poblados chabolistas de los inmigrantes; Gaudí, Monturiol, los últimos románticos y los primeros modernistas estarán presentes a lo largo de esta novela y acompañarán a nuestro protagonista en la resolución de un gran misterio en una sociedad en plena evolución a las puertas del siglo XX.

VILLA VITORIA. D. E. Stevenson

Cerca de Wandlebury, el pueblo en torno al cual gira la saga de la señorita Buncle y Las cuatro Gracias, hay otro pueblecito, Ashbridge, donde la gente «tiene algo isabelino» y es «sencilla y valiente». En las afueras se alza Villa Vitoria, que un capitán mandó construir «después de luchar en la batalla de Vitoria y contribuir a la expulsión de José Bonaparte de España». Ahora esta romántica casa de campo es famosa por su jardín florido y por la hospitalidad y buen humor de su residente, Caroline Dering, viuda de un hombre a quien solo se recuerda por su antipatía y fatalismo, y madre de tres hijos. Corren los tiempos de la inmediata posguerra: las heridas de la Segunda Guerra Mundial aún no han cicatrizado, el racionamiento limita la vida e impone el ingenio o la resignación, y el pueblo sirve de refugio a seres atormentados por la reciente experiencia, como el señor Shepperton, que se instala en la posada del pueblo con un trágico y misterioso pasado a cuestas. El señor Shepperton hace buenas migas enseguida con la señora Dering … pero ésta no cuenta con que la llegada de su hermana Harriet, célebre actriz de los escenarios londinenses, pueda complicar las cosas. En Villa Vitoria (1949) volvemos a encontrar el gusto de D. E. Stevenson por la comedia campestre y por las «dificultades» de pequeños personajes que «se parecían mucho a las del ancho mundo, pero vistas desde el otro lado del telescopio».

EL CASO DE LA VIUDA NEGRA. Jerónimo Tristante

Una original y excelente segunda aventura de Víctor Ros en una Córdoba crepuscular y llena de misterios. En su segundo caso, el subinspector Víctor Ros recibe el día de Nochebuena la visita inesperada de un humilde sepulturero: alguien ha mutilado el cuerpo del coronel Ansuátegui y le ha robado su anillo.

EL DÍA DE MAÑANA. Ignacio Martínez de Pisón

Justo Gil es un emigrante recién instalado en Barcelona, un joven avispado y ambicioso que, llevado por los vaivenes del destino, acaba convirtiéndose en confidente de la Brigada Social, la policía política del régimen.Una docena de memorables personajes nos cuentan cómo conocieron a Justo en algún momento de sus vidas y cómo fue su relación con él. Sus testimonios conforman una visión caleidoscópica de la cambiante realidad de los años sesenta y setenta, al tiempo que reconstruyen la historia de la degradación personal de un individuo cuya evolución y comportamiento ayudan a entender importantes parcelas de ese capítulo fundamental de nuestra historia reciente que fue la Transición.Ignacio Martínez de Pisón novela ese apasionante período desde dentro, observando, como sólo él sabe hacerlo, el impacto que la historia colectiva tuvo en la individual, es decir, en la realidad de la gente común. Cobra vida en estas páginas la atmósfera incierta y fascinante de una época enla que todo parecía posible.

EL ULTIMO ADIÓS. Kate Morton

El último adiós. Una historia de misterio orquestada por personajes pintorescos y ambientada entre los años treinta y la actualidad. Una novela absorbente como solo Kate Morton, autora de El jardín olvidado, sabe hacerlo. Todas las familias tienen secretos. Y, para algunas, basta solo un acontecimiento para cambiarlo todo. Un niño desaparecido...

EL MISTERIO DE LA CASA ARANDA. Jerónimo Tristante

EL MISTERIO DE LA CASA ARANDA: VICTOR ROS, UN DETECTIVE EN EL MADRID DE FINALES DEL SIGLO XIX. En el convulso Madrid de finales de! siglo xix, Víctor Ros, un joven de gran inteligencia y antiguo delincuente de poca monta convertido en subinspector de policía, debe enfrentarse a su primer caso. En la casa de los Arando se ha producido una extraña serie de asesinatos: varias mujeres, en diferentes épocas, intentaron matar a sus maridos después de la lectura de La Divina Comedia, de Dante. Pero ¿qué contiene este clásico para provocar semejante efecto? ¿Está la Casa Aranda embrujada? Al mismo tiempo, una amiga prostituta, muy asustada, pide ayuda a Víctor ya que dos de sus compañeras han sido cruelmente asesinadas.

El ADÑ. Óscar Terol

El ADÑ. «Gracias a que existe un Allí abajo que nos acoge expectante y generoso a los de aquí arriba; y gracias a un miedo a volar que no me quiero curar, ahora que prolifera el low cost, he recorrido España en coche y en tren más veces que un senador con sus viajes de representación. He hecho de la gasolinera mi fonda; del molino de viento, mi gigante particular. Mi obsesión por la observación, hasta el punto de parecer indiscreto, me ha llevado a ser una especie de caja negra ambulante para este accidente geográfico y político que se llama España.» Desde la alegría y el humor, Óscar Terol nos propone un selfie de ese ser humano que habita en la península ibérica, menos Portugal. En este viaje, descubriremos el ADÑ, un juego verbal que sirve para ilustrar las cosas que nos unen, a pesar de que usemos los tópicos para empeñarnos en todo lo contrario. Desde el humor, sin pretender sentar cátedra ni manejar grandes convencimientos, pero con mucho conocimiento de campo, el libro hace un recorrido por el imaginario colectivo que nos convierte en seres afines. Desde la comida al paisaje, el sentido lúdico, las ganas de vivir o el apego a cosas tan etéreas como las tradiciones territoriales. Un retrato desprejuiciado de lo que somos, al hilo de cómo nos comportamos.